"Nunca consideres el estudio como una obligación sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber" ( Albert Einstein)

Blog de Mª del Carmen López Granados, docente en este Centro

CUIDADO DE MENORES

A pesar de las precauciones tomadas, no siempre es fácil detectar y evitar la aparición de contenido inadecuado. Por ello, los niños y niñas siempre deben usar esta página y cualquier otra en compañía de personas adultas que les ayuden y orienten.

MARY ANDERSON



Autor: Samuel Chaparro Contreras

Inventora del limpiaparabrisas

Parece ser el personaje olvidado de la historia mundial del automóvil, ausente en la mayoría de las recopilaciones que intentaron reconstruirla. La prueba está en que en los años 90 investigaciones vinculadas a las mujeres inventoras han revelado esta historia tan particular. La de una norteamericana que creó el limpiaparabrisas cuando ni siquiera los automóviles eran populares en 1905.
Patentó su idea en 1905.

Un viaje a la inventiva

Como sucede con casi todos los inventos, Anderson se topó con el limpiaparabrisas por casualidad.
Todo comenzó un día de invierno de 1903 cuando Mary, que vivía en Alabama (Estados Unidos), decidió tomarse un tiempo para recorrer Nueva York. Tomó el tranvía y notó que en todo el recorrido el conductor debía detenerse y salir continuamente a limpiar la suciedad, el agua y el hielo que se impregnaban en el parabrisas. Eso hacía perder tiempo a todos, al propio conductor y a los viajeros. Un día después del primer paseo buscó un diagrama del dispositivo de barrido elemental. Y de regreso a Alabama, empezó a idearlo.
Según el informe sobre mujeres inventoras del Instituto de Filosofía en Madrid, consiguió una lámina de goma resistente y la unió a un brazo metálico por medio de resortes. Ingenió una conexión para poder accionarlo desde el interior mediante una palanca. Cuando ésta fuera tirada, las láminas se desplazarían a través del vidrio una y otra vez hasta la posición original, como sucede con los actuales más convencionales, aunque la diferencia se basa en la ubicación y el número de brazos. Su sistema tenía un único brazo sostenido en la parte superior y en el centro del vidrio.
Después de hacer varios diseños preliminares, ella misma lo probó, pero no en un automóvil sino en un tranvía.
En medio de su lucha para obtener la patente apareció en escena Henry Ford, quien tomó contacto con este invento, al parecer, sin tener relación con Anderson. Fiel a su destino innovador, interpretó su utilidad, que en un principio probó en los Ford T con parabrisas. Más tarde, a partir de 1908, todos los Ford salieron con este dispositivo. Y desde 1916 fue equipamiento común en todos los automóviles norteamericanos.
En 1905, a fuerza de pruebas superadas, se reconoció la patente. Lo que sí confirman los investigadores es que esta mujer tenía 39 años cuando lo inventó y no utilizó su creación para obtener beneficios.
Murió en 1953 a los 87 años en su querida Alabama.

Limpiaparabrisas intermitente

En 1964 el doctor en ingeniería eléctrica Robert,Kearns inventó y patentó una decisiva mejora, el limpiaparabrisas intermitente.1 Este invento era necesario porque el limpiaparabrisas continuo dificultaba la visibilidad durante la conducción en ciertas ocasiones. El nuevo invento limpiaba rápidamente el parabrisas, hacía una pausa de unos 4 segundos y volvía a limpiarlo rápidamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario